Miércoles 20 noviembre 2013
Los niños de hoy

Viñeta Mafalda (derechos infancia)


El día 20 de noviembre de 1959 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño. Todos y cada uno de los derechos de la infancia son inalienables e irrenunciables, por lo que ninguna persona puede vulnerarlos bajo ninguna circunstancia. Sobre el papel así escrito queda muy bien, incluso la gran mayoría de los países han firmado la declaración y se ha convertido de obligado cumplimiento en su territorio. Pero no nos engañemos, en todos los lugares del mundo, cada día se vulneran cada uno de estos derechos con el beneplácito de los distintos estados, ya sea por acción o por omisión. Al fin y al cabo, como todo, están supeditados al interés económico de los que manejan los hilos.

Este año UNICEF nos ha querido recordar que la estafa crisis que estamos viviendo ha contribuido a que una gran parte de la clase medie, este al borde del umbral de la pobreza. Algo que quien más lo sufre son los niños que les pilla en medio de familias que están vivenciando en su día a día la cruda realidad del paro, los desahucios o el tener un único ingreso que asciende a casi 400 €uros. Es una realidad difícil, solo entendible por aquellos que se enfrentan a ella. Esto es algo que nos debería interpelar a todos y poner en tela de juicio la responsabilidad del Estado del Bienestar que hemos cimentado, no sobre la igualdad de oportunidades, sino sobre una época en la que había tanto dinero, que hasta los neoliberales llenaron las arcas públicas. Por desgracia es lo ultimo que llenaron y lo primero que han vaciado.

Los Derechos del Niño es uno de esos temas en los que todos somos incoherentes, ya que esta admitido socialmente, incluso en algunos casos es la propia sociedad la que nos obliga a serlo. Lo mismo pasa con los Derechos Humanos. Si preguntamos a cualquier persona, se declararía seguro a favor de los derechos del niño e incluso los defendería de una forma activa. Decir lo contrario supone un rechazo social. Pero hay muchas posibilidades de que esa persona en su día a día este contribuyendo a que muchos niños sean explotados y obligados a vivir en condiciones infrahumanas. Para contribuir solo hay que ir a comprar a alguna tienda del caritativo Amancio Ortega. Desde luego no es el único, aquí podéis encontrar una lista de las marcas que realizan practicas abusivas y que todos conocemos y consumimos diariamente alguno de sus productos. Al final la comodidad y el precio, siempre vence a la razón.

Probablemente pensareis que no he dicho nada nuevo, nada que no sepamos todos ya. Ese es el problema. Que saberlo y colaborar nos convierte en cómplices, por mucho que en el discurso estemos a favor de los Derechos del Niño. Como dijo Gabriel Marcel: «Cuando uno no vive como piensa, acaba pensando como vive».

Leer mas... | Articulo publicado en : /Nuestro mundo /Vivir en sociedad por Diego Navarro | Comentarios: 2
Ultimo comentario: 23 de noviembre de 2013 por Diego Navarro |

Martes 19 noviembre 2013
Historias de la Casa Grande

en la Casa Grande


Estos dos ultimos años durante los días de Navidad he estado visitando con bastante frecuencia el Hospital Universitario Miguel Servet, en la ciudad y de manera coloquial nos referimos a el como «la Casa Grande». Sin afán de hacerle la competencia a la serie de Oregón Televisión. Parafraseando a una de las personas con las que coincidí: «aquí te enteras de muchas cosas y de nada bueno», tenia razón.

El pasar muchas horas en un hospital te hace ver que es necesario que exista un sistema de salud publico y universal, no solo como parte del discurso ideológico de cada uno, sino como mecanismo que nos acerca a la igualdad de oportunidades entre todas las personas que vivimos en un determinado lugar, independientemente de su procedencia geográfica. Desde el neoliberalismo económico nos han metido con calzador la premisa de que la sanidad debe de ser solo para quien paga sus impuestos e incluso para quien ha nacido en el lugar donde se ubica el centro al que queremos acceder, pero esto en la practica es injusto, ya que la salud va más allá que la economía, yo soy más de la opinión de que están mejor gastados mis impuestos en permitir el acceso de una persona que viene de un país de Latinoamerica y que nunca ha cotizado porque no le quieren hacer un contrato. Que gastarlos en hacer un kilómetro más de autopista, de tranvía... ojo que no quiero hacer demagogia ni quiero que penséis que estoy en contra de las redes de transporte, pero creo que hay prioridades en el gasto y en el fondo, y tal y como funciona nuestro mal llamado «sistema democrático» eso es lo que votamos cada cuatro años. Un punto importante y que pocas veces se cuenta es que la sanidad, a diferencia de las pensiones no se paga con las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores en activo, sino que se paga vía impuestos, por ejemplo con el IVA. Por lo cual al final todos contribuimos a la sanidad.

Cierto es que no todo es perfecto, y el sistema sanitario tienen sus limitaciones y sus errores, al fin y al cabo esta dirigido por personas humanas, y que tienen sus intereses, políticos, económicos, partidistas... también se malgastan mucho dinero en cosas que a priori no son imprescindibles o no sirven para el cometido final del sistema sanitario, como ejemplo simple, el poner el logo del Salud a los platos de comida, es una estupidez que sale cara y no sirve para nada. Quizá en su tiempo se hizo para evitar que la gente se los llevara a casa, o para el que se los llevara cuando los sacara a alguna visita hiciera el ridículo, esa será la razón por la que esta el logo en todos y cada uno de los elementos: sabanas, ropa, platos, mantas... también cabe pensar que simplemente se hizo porque cuando se cambio el logo había muchos amigotes que se dedicaban a la serigrafía.... vete tu a saber. Durante parte de ese tiempo, conocí a muchas personas y me tope con historias. Historias reales de gente anónima.

En los hospitales se junta la dureza de la enfermedad, con los casos y las circunstancias personales de cada uno, un totum revolutum que pocas veces acaba bien y que se retroalimenta negativamente el uno al otro.

Leer mas... | Articulo publicado en : /Diario de campo /Vida personal por Diego Navarro | Comentarios: 2
Ultimo comentario: 20 de noviembre de 2013 por Diego Navarro |

Lunes 18 noviembre 2013
Entre todos, si, así no


Dos estudiantes de Trabajo Social dan su opinión en directo.


A estas alturas seguro que todos en algún momento hemos visto el programa de TVE que bajo el título de «Entre todos» rellena todas las tardes la parrilla de La 1. El programa es un show, parecido al que en su día fue el Telemaratón de Antena 3. Se basa en presentar una historia real que supone una dificultad social y que ciudadanos anónimos llamen para dar dinero, que sirva de limosna ayuda a esas personas. Hasta allí la mayoría podríamos pensar que la idea es buena, incluso que dada esta situación de crisis que nos han vendido estamos viviendo se ha convertido es algo necesario, más que necesario. Incluso alguien puede pensar que para eso está la tele pública. Siento decirnos que os equivocáis. Ahora seguramente la mayoría pensaréis que el que me equivoco soy yo.

Lo primero de todo de lo que hay que ser conscientes es que el programa, en si, se basa en convertir la pobreza y la miseria de personas reales en un espectáculo televisivo. Solo hay que ver como hace la ola el público cada vez que hay una llamada o como la presentadora da saltos y hace aspamientos, que rozan lo esperpentico, cada vez que alguien aporta dinero para alguna de las familias.

Entre tanto y de forma muy bien encubierta el programa promueve dos cosas:

Y esos mensajes los aderezamos con un espectáculo lamentable con dinero público y en la tele pública. Así le damos un toque de que esto es parte del mal entendido y mal utilizado concepto de Estado de Bienestar.

También hay que ser conscientes de que los Servicios Sociales de Base no está para repartir dinero a diestro y siniestro a quien lo necesita. Es una intervención profesional que tiene sus objetivos, un porque y una metodología propia en el ejercicio profesional del Trabajo Social. Si entramos en el juego de priorizar necesidades desde el criterio personal de cada uno, puede que solo alimentaremos el racismo, la desigualad y la xenofobia. Si nos fijamos, casualmente la mayoría de los casos que aparecen diariamente en el programa tienen rasgos en común: son familias de origen español, en las que actualmente todos sus miembros se encuentran en el paro, tienen un nivel de formación bajo, tienen hijos y con lo poco que ingresan no llegan a cubrir sus gastos cotidianos.

Por otro lado es interesante evaluar el uso que se hace de los hijos para mostrar la indefensión frente a la situación y trasmitir el mensaje de que ellos no son culpables de nada, entiendo porque no han vivido por encima de sus posibilidades. Pero como miembros de la familia se ven arrastrados a sufrir más que sus padres la situación negativa del día a día en su entorno.

Al final el «mejor eso que nada» se convierte en un cajón de sastre en el que parece que todo cabe y todo es justificable. Deberíamos de apagar la tele y pedir que se aplique al ley de la dependencia y que no este a merced de los vaivenes de la política de partidos; decir que no a la ley anti-ayuntamientos que pretende dilapidar los Servicios Sociales de Base; pedir una sanidad universal, para todos; seguir diciendo que no a la LOMCE... en vez de saltar y chillar cada vez que alguien llama al programa. Al final la ayuda caritativa de las personas se convierte en un parche puntual, pero no soluciona ni la causa, ni el problema de fondo, ni va a por la raíz para que no se vuelva a reproducir.

Leer mas... | Articulo publicado en : /Trabajo Social por Diego Navarro | Comentarios: 4
Ultimo comentario: 18 de noviembre de 2013 por Diego Navarro |

Domingo 17 noviembre 2013
Tendremos que limpiar la «basura» de Wert

Marea Verde de playmobil

Todos los gobiernos de la democracia han necesitado crear una figura que destaque sobre los demás por su incompetencia, para lanzárnoslo a la ciudadanía en modo punching-ball y que centremos nuestro cabreo hacia las políticas que no nos gustan sobre ellos. A lo largo de este tiempo hemos conocido muchos, algunos han resultado más cómicos que otros, desde José Bono como Ministro de Defensa, al «miembros y miembras» de Bibiana Aido o a la celebre intervención de Ana Palacio, por entonces Ministra de Asuntos Exteriores, sobre la Guerra de Iraq y su frase «porque la guerra, que no es una guerra». Todo ello forma parte de las estrategias de comunicación de los partidos para crear cortinas de humo que distraigan el foco de nuestra atención. Además tienen al cuarto poder como aliado: los mass media.

Rajoy ha delegado todas las funciones de punching-ball de su gobierno en Wert, a la sazón Ministro de Educación, Cultura y Deporte, cada día o cada dos días se le ocurre alguna barbaridad con la que ser portada en los medios y centro de atención. Entre tanto nadie sabemos que se esta negociando desde presidencia, cual es el proceso con el que se esta dinamitando al sanidad, la dependencia o los servicios sociales. También imagino que todo el tema del Gürtel, Barcenas, Urdangarin y demás presuntos malversadores con los que comparte o ha compartido partido obliga a que el ritmo de Wert haya tenido que subir. No esta elegido de casualidad, ya que hasta aceptar su cartera ministerial era uno de los voceros tertulianos más conservadores de Intereconomia o 13tv.

Pero por supuesto y además de que todo esto sea una cortina de humo, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, se ha aprobado una Ley de Educación en contra de la mayoría de profesores, padres y alumnos. Se ha recortado en las becas Generales de Educación, aquellas cuyo fin primordial es igualar las oportunidades de todos los ciudadanos. Y ahora están en tela de juicio para el curso que viene las Becas Erasmus, en contra de los planes de la Unión Europea. Se ha subido el IVA de la cultura al 21%, lo cual ha repercutido directamente en un descenso aún mayor de público en el cine y el teatro.

Cierto es que en estos tiempos que corren, en los que a pesar de todo cuesta movernos, hay que poner en valor el logro de Wert, es el único que ha conseguido unir a padres, profesores y alumnos por una causa común: la defensa de la Educación. Creo que allí esta la esperanza, la oportunidad para que algo cambie y sobre todo para aprender de los errores y que los que hoy son alumnos, de mayores no caigan en el individualismo, la dejadez, la apatía y sobre todo la falta de actividad social en la que si que hemos caído los que nacimos en democracia y hemos pasado por como mínimo dos reformas educativas en nuestra etapa de estudiantes. Nos enseñaron a ser individualistas; nos enseñaron que nuestra meta en la vida era escalar socialmente a la mayor cota de poder, caiga quien caiga pro el camino; nos enseñaron que lo colectivo y lo público era una perdida de tiempo; nos enseñaron que la política era un rollo y no servía para nada. Todo ello ha calado en más de una generación y sus resultados los podemos ver en el día a día.

Por cierto, hoy es 17 de noviembre, Día Internacional del Estudiante. Como dijo Mandela: «La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo».

Leer mas... | Articulo publicado en : /Diario de campo /Vida reivindicativa por Diego Navarro | Comentarios: 2
Ultimo comentario: 18 de noviembre de 2013 por Diego Navarro |

Miércoles 14 noviembre 2012
14N: huelga general

Hoy 14 de noviembre, es día de respirar, es día de gritar, es día de reivindicar. Nos vemos en las calles.

Leer mas... | Articulo publicado en : /Diario de campo /Vida reivindicativa por Diego Navarro | Comentarios: 2
Ultimo comentario: 4 de abril de 2013 por Diego Navarro |

pages < 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 |> |...

Secciones

SPIP | Usa y difunde Firefox! | Enlaza con diegonavarro.org | The Ubuntu Counter Project - user number # 10074 | | counter | Seguir la vida del sitio