Lunes 25 noviembre 2013
No a la violencia de genero. #25n



Hoy 25 de noviembre se conmemora el Día internacional de lucha contra la violencia de genero. Esto de los días internacionales es curioso, realmente son días en los que todo el mundo, inducidos por los mass media, habla de la temática correspondiente, como si ayer y mañana no existiera ya este problema. Excepto claro esta cuando los telediarios o los periódicos nos cuentan un asesinato por violencia domestica. Si que creo que es postigo que muchas personas, al menos un día al año lo dediquen a platearse estos temas.

Desde luego la violencia es negativa siempre, da igual si es hacia un hombre, hacia una mujer, hacia un niño, incluso algunas veces esta camuflada de «guerra justa». Hay muchas formas de violencia y no todas ellas nos resultan igualmente detestables. Algunas incluso son admitidas como normales dentro del sistema de valores de nuestra sociedad. La violencia a fin de cuentas es un mecanismo de defensa que tenemos las personas frente a aquellas situaciones que no podemos controlar o que nos crean tensión. El camino fácil es el de la violencia. Un ejemplo de esto, podemos verlo en aquellos padres que cuando su hijo llora, chilla, no atiende a razones y se desbordan, su acto instintivo es levantar la mano para pegarles, otra cosa ya es que se quede en una amenaza o se llegue a pegar. En estas conductas, y otras muchas, es donde esta el aprendizaje social de los niños con respecto al uso de la violencia como hecho cotidiano y normalizado. Si lo pensamos fríamente, si nuestra respuesta es siempre la violencia, lo único que logramos es generar más violencia en el otro.

Volviendo a la violencia de genero, la solución siempre esta en la prevención desde la educación, en dar herramientas tanto a hombres y mujeres para que sepan reaccionar frente a las situaciones que no pueden controlar. De esa forma eliminaríamos de raíz todas las formas de violencia. Cuando no hemos sido capaces de prevenir, es cuando nos encontramos con un problema que crece y que como sociedad no sabemos como hacerle frente. Por desgracia solo nos acordamos de el cuando lo vemos por la tele, o cuando nos cuentan algún caso que nos resulta cercano. En esto también fallan las leyes, puesto que ya han demostrado que no son solución real al problema, en el mejor de los casos se convierte en un parche para una situación concreta. Desde luego siempre es mejor poner un parche que llegar a las consecuencias ultimas de la violencia.

Como dijo Concepción Arenal: «Abrid escuelas y se cerrarán cárceles». Aún estamos a tiempo de dar a las nuevas generaciones las herramientas necesarias para juntos construir un futuro mejor. Mientras tanto seguiremos conmemorando días como el de hoy, que lejos de solucionar el problema, solo logran sensibilizar a aquellos que ya lo estamos.

Leer mas... | Articulo publicado en : /Nuestro mundo /Vivir en sociedad por Diego Navarro | Comentarios: 0

Domingo 24 noviembre 2013
El cuento de la lechera



La verdad es que me quede estupefacto al ver el nuevo anuncio de Loterias y Apuestas del Estado para la Lotería de Navidad, casi incluso tanto como la cara de la Caballé al cantar. Tengo que reconocer que soy poco de lotería, por no decir nada. Siempre he creído que es un engañabobos. Eso no quita que me vea obligado a comprar la correspondiente a compromisos.

La primera vez que vi el anuncio, pensé que era intencionado, que el objetivo de los publicistas no era otra más que hacer algo que a un público mayor le resultara cercano y agradable. Y que al publico joven nos sirviera de mofa por las redes sociales. Al final objetivo cumplido, todos hablamos del anuncio y le damos difusión. El target de gente mayor les evoca sentimientos postigos, a fin de cuentas son los que compran lotería por tradición, y para el público joven ha servido de idea para montajes, reinos y comentar.

Lo curioso es que ZP intentara privatizar vender la ONLAE y a ultima hora tuviera que echarse para atrás por un tema legal. Y que ahora de repente se gasten una millonada en un solo anuncio. Teniendo en cuenta que no es imprescindible ya que el común de los ciudadanos sabemos que existe ese sorteo, los premios y donde podemos comprar boletos. Eso sin contar que aunque no quieras en noviembre y diciembre aparece un elenco de familiares, amigos, conocidos y personajillos con participaciones: que si solidarias, que si con donativo, que si con recargo, que si juegas lo que pagas...

No todo es malo, claro esta, al final la suerte y el destino es la única esperanza que le queda a quien nada más tiene. Y la lotería en eso juega un papel importante, cual cuento de la lechera. Otra cosa típica de estos días es enterarte, sin preguntar, en que se gastaría cada uno el dinero del gordo... todo el mundo dice lo mismo: pagar la hipoteca, ayudar a los familiares que están pasando una mala racha y con lo que quede hacer un viaje o un auto-regalo para quien le ha tocado. Yo siempre contesto lo mismo, buscaría una causa o un proyecto que yo considerara positivo para la transformación social y donaría el dinero, todo no, el resto lo usaría para ayudar a la gente que conozco que realmente lo necesita. El dinero es un medio de vida, no un fin. Aunque tampoco quiero ser utópico, a fin de cuentas vivimos en una sociedad que se centra en tres conceptos clave, sobre los que gira todo y uno de ellos es el dinero.

Al final me quedo con la versión del anuncio que se ha curado la gente del Polònia.

Leer mas... | Articulo publicado en : /Nuestro mundo /Lo público por Diego Navarro | Comentarios: 2
Ultimo comentario: 25 de noviembre de 2013 por Diego Navarro |

Sábado 23 noviembre 2013
Queremos un «change»

Queremos un "change"

Últimamente en el mundo de las redes sociales esta creciendo un nuevo fenómeno de manera exponencial, un fenómeno que nos ayuda en la ardua labor de quedarnos en nuestra casa junto a la tele y la calefacción sin hacer nada de manera real y tangible para cambiar aquello que no nos gusta. Este fenómeno además tiene la peculiaridad de que logra hacernos creer que estamos haciendo todo lo contrario. Que mientras no hacemos nada estamos contribuyendo al cambio social. Una creencia en auge que nos hace ser más comodones aún.

Nos hemos creído que con una simple firma en change, un me gusta en Facebook o un TT [1] en twitter, podemos hacer que gobiernos y empresas cambien de opinión. En algunos casos dicen que se ha logrado, pero ninguno de ellos ha supuesto un cambio social de verdad, esos cambios solo se consiguen desde la lucha social continuada y sostenida en el tiempo. Existen peticiones para todo, la mayoría de ellas van en serio: que la tragedia del Madrid Arena no se vuelva a repetir, derogación de la Ley de Tasas Judiciales, la dimisión de Rajoy, retirada de la la LOMCE... y un montón de ideas más.

Incluso yo cree una, por aquello de probar algo antes de hablar de ello. Como podréis imaginados no sirvió de mucho, a día de hoy el CNJA sigue sin presupuesto y desaparecido de facto. Estoy de acuerdo en que los ciudadanos tenemos el poder de cambiar las cosas, pero ese no es el camino. La cosa se nos fue de las manos, cuando en esas plataformas dejamos de pedir a los que nos gobiernan para pedir a las empresas: no al cierre de la fabrica de Huesitos en Ateca, retirada de los anuncios de la Noria, y otra lista interminable. Seguramente me diréis que lo del programa ese de telebasura Telecinco funciono, no os engañéis lo quitaron porque la gente dejo de verlo masivamente y eso si, redujo los ingresos por publicidad.

La neolengua, que siempre nos lleva la ventaja en esto de las terminologías, ya ha definido este fenómeno como «participación dospuntocero». El quid de la cuestión esta en que esto no es participación, porque le falta la esencia, le falta el sentido real de comunidad. La participación ciudadana se define como: «conjunto de acciones o iniciativas que pretenden impulsar el desarrollo local y la democracia participativa a través de la integración de la comunidad al ejercicio de la política» [2].

Si queremos cambiar las cosas, apaguemos el ordenador y salgamos a la calle a luchar, a movernos y a reivindicar aquello que queremos y creemos que es justo.

Leer mas... | Articulo publicado en : /Nuestro mundo /Politica por Diego Navarro | Comentarios: 2
Ultimo comentario: 24 de noviembre de 2013 por Diego Navarro |

Miércoles 20 noviembre 2013
Los niños de hoy

Viñeta Mafalda (derechos infancia)


El día 20 de noviembre de 1959 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño. Todos y cada uno de los derechos de la infancia son inalienables e irrenunciables, por lo que ninguna persona puede vulnerarlos bajo ninguna circunstancia. Sobre el papel así escrito queda muy bien, incluso la gran mayoría de los países han firmado la declaración y se ha convertido de obligado cumplimiento en su territorio. Pero no nos engañemos, en todos los lugares del mundo, cada día se vulneran cada uno de estos derechos con el beneplácito de los distintos estados, ya sea por acción o por omisión. Al fin y al cabo, como todo, están supeditados al interés económico de los que manejan los hilos.

Este año UNICEF nos ha querido recordar que la estafa crisis que estamos viviendo ha contribuido a que una gran parte de la clase medie, este al borde del umbral de la pobreza. Algo que quien más lo sufre son los niños que les pilla en medio de familias que están vivenciando en su día a día la cruda realidad del paro, los desahucios o el tener un único ingreso que asciende a casi 400 €uros. Es una realidad difícil, solo entendible por aquellos que se enfrentan a ella. Esto es algo que nos debería interpelar a todos y poner en tela de juicio la responsabilidad del Estado del Bienestar que hemos cimentado, no sobre la igualdad de oportunidades, sino sobre una época en la que había tanto dinero, que hasta los neoliberales llenaron las arcas públicas. Por desgracia es lo ultimo que llenaron y lo primero que han vaciado.

Los Derechos del Niño es uno de esos temas en los que todos somos incoherentes, ya que esta admitido socialmente, incluso en algunos casos es la propia sociedad la que nos obliga a serlo. Lo mismo pasa con los Derechos Humanos. Si preguntamos a cualquier persona, se declararía seguro a favor de los derechos del niño e incluso los defendería de una forma activa. Decir lo contrario supone un rechazo social. Pero hay muchas posibilidades de que esa persona en su día a día este contribuyendo a que muchos niños sean explotados y obligados a vivir en condiciones infrahumanas. Para contribuir solo hay que ir a comprar a alguna tienda del caritativo Amancio Ortega. Desde luego no es el único, aquí podéis encontrar una lista de las marcas que realizan practicas abusivas y que todos conocemos y consumimos diariamente alguno de sus productos. Al final la comodidad y el precio, siempre vence a la razón.

Probablemente pensareis que no he dicho nada nuevo, nada que no sepamos todos ya. Ese es el problema. Que saberlo y colaborar nos convierte en cómplices, por mucho que en el discurso estemos a favor de los Derechos del Niño. Como dijo Gabriel Marcel: «Cuando uno no vive como piensa, acaba pensando como vive».

Leer mas... | Articulo publicado en : /Nuestro mundo /Vivir en sociedad por Diego Navarro | Comentarios: 2
Ultimo comentario: 23 de noviembre de 2013 por Diego Navarro |

Martes 19 noviembre 2013
Historias de la Casa Grande

en la Casa Grande


Estos dos ultimos años durante los días de Navidad he estado visitando con bastante frecuencia el Hospital Universitario Miguel Servet, en la ciudad y de manera coloquial nos referimos a el como «la Casa Grande». Sin afán de hacerle la competencia a la serie de Oregón Televisión. Parafraseando a una de las personas con las que coincidí: «aquí te enteras de muchas cosas y de nada bueno», tenia razón.

El pasar muchas horas en un hospital te hace ver que es necesario que exista un sistema de salud publico y universal, no solo como parte del discurso ideológico de cada uno, sino como mecanismo que nos acerca a la igualdad de oportunidades entre todas las personas que vivimos en un determinado lugar, independientemente de su procedencia geográfica. Desde el neoliberalismo económico nos han metido con calzador la premisa de que la sanidad debe de ser solo para quien paga sus impuestos e incluso para quien ha nacido en el lugar donde se ubica el centro al que queremos acceder, pero esto en la practica es injusto, ya que la salud va más allá que la economía, yo soy más de la opinión de que están mejor gastados mis impuestos en permitir el acceso de una persona que viene de un país de Latinoamerica y que nunca ha cotizado porque no le quieren hacer un contrato. Que gastarlos en hacer un kilómetro más de autopista, de tranvía... ojo que no quiero hacer demagogia ni quiero que penséis que estoy en contra de las redes de transporte, pero creo que hay prioridades en el gasto y en el fondo, y tal y como funciona nuestro mal llamado «sistema democrático» eso es lo que votamos cada cuatro años. Un punto importante y que pocas veces se cuenta es que la sanidad, a diferencia de las pensiones no se paga con las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores en activo, sino que se paga vía impuestos, por ejemplo con el IVA. Por lo cual al final todos contribuimos a la sanidad.

Cierto es que no todo es perfecto, y el sistema sanitario tienen sus limitaciones y sus errores, al fin y al cabo esta dirigido por personas humanas, y que tienen sus intereses, políticos, económicos, partidistas... también se malgastan mucho dinero en cosas que a priori no son imprescindibles o no sirven para el cometido final del sistema sanitario, como ejemplo simple, el poner el logo del Salud a los platos de comida, es una estupidez que sale cara y no sirve para nada. Quizá en su tiempo se hizo para evitar que la gente se los llevara a casa, o para el que se los llevara cuando los sacara a alguna visita hiciera el ridículo, esa será la razón por la que esta el logo en todos y cada uno de los elementos: sabanas, ropa, platos, mantas... también cabe pensar que simplemente se hizo porque cuando se cambio el logo había muchos amigotes que se dedicaban a la serigrafía.... vete tu a saber. Durante parte de ese tiempo, conocí a muchas personas y me tope con historias. Historias reales de gente anónima.

En los hospitales se junta la dureza de la enfermedad, con los casos y las circunstancias personales de cada uno, un totum revolutum que pocas veces acaba bien y que se retroalimenta negativamente el uno al otro.

Leer mas... | Articulo publicado en : /Diario de campo /Vida personal por Diego Navarro | Comentarios: 2
Ultimo comentario: 20 de noviembre de 2013 por Diego Navarro |

pages < 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 |> |...

Secciones

SPIP | Usa y difunde Firefox! | Enlaza con diegonavarro.org | The Ubuntu Counter Project - user number # 10074 | | counter | Seguir la vida del sitio